Exposición “La emoción del color“

Nota del artista:

“La emoción del color” como se titula la exposición, representa para mí, la conexión o puerta de entrada a mi mundo interior, donde todo es posible, donde no existen límites, ni miedos, nada que perturbe la imaginación, mi capacidad de creación, con mirada entusiasta a un mundo lleno de colores.
El color, representa para mí, el “todo”, ya que los colores mezclados o separados simbolizan; la perfección, la belleza de la naturaleza, la diversidad, los contrastes, la luz y la sombra al mismo tiempo, conviviendo en una armonía y equilibrio perfecto. Ningún color sobra, ni falta, todos son necesarios para la existencia de la obra final.
Este es el sentido con el cual visualizo también, el mundo real, lleno de contradicciones, de injusticias, de sombras, pero al mismo tiempo todo lo anterior convive con la belleza de la naturaleza que nos rodea en diferentes latitudes de nuestro maravilloso planeta.
Espectadora de cómo la vida se abre camino con fuerza, de lo impactante de cómo la naturaleza sorprende por su belleza, de su materialidad diversa, de la inagotable creatividad humana, todo aquello es fuente de inspiración, que trato de plasmar en mi obra.
Cuando pinto y estoy en contacto con la materialidad, mi proceso creativo es de libertad total, no pienso, veo el lienzo en blanco y experimento la felicidad de crear algo nuevo, un reinicio.
Se enciende en mi interior una música que mueve mis manos, se apaga esa persona racional que piensa que debe controlarlo todo, y emerge la creatividad, los colores comienzan a hablar por sí solos y la composición de la obra se va construyendo paso a paso.
Aunque pinto hace más de 30 años, me he dedicado a la pintura en forma profesional hace 3 años, luego de retirarme laboralmente.
En mi juventud tomé clases de pintura con la excelente profesora Camila del Río, quien me enseñó muchísimo y con quien estaré siempre agradecida.
Las artes han sido mi gran pasión y compañía toda mi vida; he experimentado con mosaico, tejido, bordado y fotografía.
Durante la pandemia, experimenté todo tipo de técnicas; acuarela, tinta china, pastel y acrílicos. El acrílico me apasiona, por su diversidad de materialidad y efectos que se pueden lograr en el expresionismo abstracto, me permite crear sin límites, sin saber que emergerá, resultado que no deja de sorprender.